Ciberliteratura, ¿y por qué no?

El blog del Inquisidor

Las nuevas tecnologías han cambiado hasta las formas más tradicionales de hacer literatura novelesca. Cada vez más, los escritores optan por mezclar elementos del cibermundo, la interactividad con el lector, la hibridación de nuevos géneros que van desde las fórmulas narrativas tradicionales hasta los recursos y lenguajes desarrollados en la Red. Aunque para muchos este proceder desvirtúa la pureza de la creación literaria, para otros que han probado este nuevo “género”, la escritura interactiva, o cualquier otra posible combinación con recursos procedentes de la cibercultura, es el ideal al que todo escritor debe tender aunque sea por el hecho de ir junto con los nuevos tiempos. A la vista está el libro de Lorenzo Silva El Blog del Inquisidor que trata sobre este tema. En esta novela, Lorenzo Silva hace uso de las tecnologías más avanzadas, de las que parece ser gran conocedor, para plantear la trama. Blogs, e-mails, messenger, youtube, chat, búsquedas… Todo lo que aparentemente es normal para nosotros y que hasta ahora no se había visto sobre el papel. Este libro nos muestra el poder que ofrece Internet para poder espiar y ver las intimidades de alguien a través de un blog, o de correos electrónicos, como si de una mirilla se tratase. El blog del Inquisidor no es una novela al uso. La utilización de internet para desarrollar toda la trama la convierte, ya desde el inicio, en un modo diferente de contar una historia, original y vanguardista. Lorenzo Silva ha sabido plasmar la esencia del nuevo mundo en el que vivimos que gira más allá de lo que hemos conocido con anterioridad y que principalmente se desarrolla a través de estos nuevos medios.

Aunque para todo escritor, las viejas costumbres nunca tienen que perderse, tal y como lo muestra el autor del libro en una tribuna publicada en El País el 3 de octubre de este año, éste también reconoce que una vez ha probado este tipo de novela no descarta volver a publicar un libro similar ya que como hemos comprobado, las nuevas tecnologías no sólo han cambiado el sector audiovisual, el de la enseñanza, o el de la justicia, sino que también ha cambiado el sector literario. Ahora para resolver un misterio novelesco no hace falta lupa y gabardina, sino una buena conexión a Internet y un buen buscador.

14 diciembre 2009. Etiquetas: , , , , , , , , , , . General. No hay comentarios.

La responsabilidad de los buscadores


Hace unos días dedicábamos una entrada al conflicto que surge de las descargas de archivos de Internet, cada vez más comunes.  Esta semana una demanda interpuesta en Florida por una discográfica nos invita a considerar a un nuevo participante en esta batalla de intereses: los Buscadores.

La discográfica Blues Destiny Records ha demandado a Rapidshare, GoogleMicrosoft. En el caso de Rapidshare los motivos parecen más sólidos, ya que esta web ofrece directamente y facilita llevar a cabo un acto delictivo. En palabras de los demandantes esta web es “como un centro de distribución para copias ilegales de trabajos con derechos de autor” que ha construido un negocio “sabiendo, facilitando y permitiendo el intercambio de contenido ilegal y no autorizado, contenido con copyright para su propio beneficio”.

En el caso de GoogleBing de Microsoft, la supuesta culpabilidad no parece tan obvia por ser participantes indirectos. Blues DestinyRecords justifica la demanda alegando que estos buscadores contribuyen al éxito de las web de descargas directas por ofrecer enlace a ellas. Además recalca que lo hacen “con conocimiento” y porque las búsquedas de archivos para descargar suponen una gran cantidad de visitas beneficiosas. “Aunque podrían monitorizar y bloquear el acceso a webs que se sabe que violan contenido musical, aparentemente han decidido no hacerlo”.

Es indudable que los buscadores son en muchos casos el intermediario entre el usuario que que quiere descargar contenidos protegidos y las páginas que los ofrecen. Pero los buscadores no solo son intermediarios en este delito, sino que también ofrecen enlaces a web donde se venden artículos robados o de imitación, sustancias ilegales, pornografía infantil y muchas otras prácticas delictivas. ¿Hasta qué punto son los buscadores culpables de estas actividades? ¿Son conscientes de que las fomentan y aun así las siguen incluyendo enlaces inapropiados en busca de su propio beneficio? o ¿es un problema relacionado con la estructura y funcionamiento de este tipo de software?

14 diciembre 2009. Etiquetas: , , , . General. No hay comentarios.